En las clínicas ginecológicas en La Rioja también llevamos a cabo intervenciones relacionadas con los hombres y su sexualidad, como es el caso de la vasectomía, la operación sencilla a la que cada vez más hombres adultos se someten para evitar tener hijos desde un primer momento, pero sobre todo, cuando han tenido los que se deseaban y no se quieren tener más.

Se trata de un proceso que hay que tener perfectamente claro, porque aunque la medicina ha avanzado mucho y en determinados casos es posible revertir la vasectomía, en la práctica es un proceso muy caro y muy pocas veces posible. Así que, en Cannaregio explicamos a nuestros pacientes de que se trata de una operación casi irreversible, por lo que hay que tener presente circunstancias de la vida como un divorcio o una separación, que podrían cambiar la situación y arrepentirnos de la vasectomía.

Por lo demás, es una intervención rápida y sencilla que se realiza en apenas media hora por la que se cortan los dos conductos deferentes, que son esos tubos que transportan los espermatozoides desde los testículos hasta el pene, con el objetivo de que no puedan salir al exterior y, por lo tanto, se impide tener hijos. Eso no significa que los espermatozoides no se sigan produciendo, sino que al no tener vía de salida, simplemente mueren y el propio organismo los elimina.

Una duda muy recurrente en las clínicas ginecológicas en La Rioja es si afecta de alguna manera a la vida sexual. La respuesta es negativa, ya que el hombre tras la operación podrá seguir teniendo erecciones como antes de la cirugía y eyaculaciones con semen, solo que este no tendrá espermatozoides.