En la clínica de aborto en La Rioja se realiza un derecho que ha costado casi un siglo legalizar y consolidar. Debe ser la mujer la que decida si quiere o si puede o no tener un hijo, ya que será la responsable de cuidarlo y velar por su bienestar durante sus primeros años de vida. Por ello, también debe ser la mujer la que decida si quiere o no seguir adelante con el embarazo.

La primera vez que se aprobó el aborto en España fue en el bando republicano durante la Guerra Civil. En 1936 la ministra Federica Montseny legalizó por primera vez el aborto hasta 12 semanas. Lamentablemente, con la llegada de los franquistas al poder en el año 1939 se eliminaría este derecho que no se recuperaría, y solo en parte, hasta el año 1985.

Con la ley del año 1985 se aceptaba el aborto en solo tres supuestos: cuando hubiera habido una violación, cuando se pusiera en peligro la salud física o psíquica de la madre o cuando hubiera peligro de malformaciones o defectos físicos o psíquicos en el feto.

Habría que esperar a hace solo 7 años, en el año 2010, cuando en la clínica de aborto en La Rioja toda mujer que se quedara embarazada pudiera acudir a la interrupción voluntaria del embarazo. Se trata, por tanto, de un derecho muy reciente en la historia de la democracia. Un derecho que trató de modificar el exministro Alberto Ruiz Gallardón en 2014 pero al que la presión social por mantener la ley de 2010 le obligó a dimitir.

En Cannaregio somos especialistas en la interrupción voluntaria del embarazo con todas las garantías.