Una de las causas por las que puedes buscar clínicas ginecológicas en La Rioja es porque piensas en acudir a tu primera revisión. Antes que nada, debes saber que las revisiones son rápidas, no duelen y pueden aclararte muchas dudas.

Es recomendable realizase la primera revisión en las clínicas ginecológicas de La Rioja después de haber tenido tus primeras relaciones. Esto no excluye, por supuesto, el hecho de que puedas pedir cita durante tus primeras menstruaciones si notas que existe algún problema.

Antes de la revisión no deberías llevar a cabo lavados vaginales, es decir, ni duchas excesivamente meticulosas ni el uso de toallitas desinfectantes, ya que puedes alterar el equilibrio bacteriológico de tu vagina o interferir en las pruebas. Tampoco te recomendamos practicar relaciones sexuales en las 24 horas precedentes a la revisión. Destacamos también que si te sientes cohibida al ser tu primera revisión y piensas que no te encontrarás cómoda siendo explorada por un hombre, siempre puedes solicitar que te atienda una mujer, aunque con el tiempo verás que el género no importa.

La revisión es simple: primero, un cuestionario que aportará datos al profesional sobre tu historial ginecológico; segundo, una observación de tus órganos sexuales (se comprobarán las mamas, las axilas par detectar bultos, los pezones...). Más tarde, deberás sentarte en una camilla con las piernas abiertas para que se te realice una inspección abdominal y pélvica. Puede que esta última parte sea la más temida, pero siempre puedes preguntar información y se te indicará cómo será el proceso paso a paso para que estés más tranquila.

Si quieres saber más, siempre puedes acudir a nuestra Clínica Ansoáin para que podamos asesorarte y aconsejarte en persona sobre estos temas. También puedes echar un vistazo a nuestro blog, donde tratamos multitud de cuestiones relacionadas con nuestros servicios.