Nos encontramos en la era de la información y todos creemos conocer los tipos de anticonceptivos que existen actualmente. Es posible que no vayamos desencaminados, pero nunca viene mal conocerlos todos y sus pormenores. Las clínicas ginecológicas en La Rioja lo saben. En esta entrada queremos aportar nuestros conocimientos sobre los más demandados.

El producto estrella de este mercado serían las pastillas. De uso diario, a poder ser en la misma franja horaria, entran dentro del grupo de los métodos orales. Conocida popularmente como píldora, es uno de los medios más fiables y con menor índice de error (cuenta con un 99,7 % de efectividad). Siguiendo este patrón, el siguiente método que menos falla es el anillo vaginal. Se trata de un aro que se introduce en la vagina y libera hormonas durante las tres semanas que está colocado. Llegado ese momento, hemos de retirarlo para que baje el periodo. Dentro de este subgrupo de anticonceptivos hormonales encontramos también la mini píldora, la pastilla del día después, el adhesivo, el inyectable (suministrado por el ginecólogo) y el implante. Este último es de carácter subcutáneo y tiene una duración de tres años.

En las clínicas ginecológicas de La Rioja también saben que hay dos subgrupos más: los anticonceptivos de barrera y los permanentes. Estos últimos serían la ligadura de trompas en el caso de la mujer y la vasectomía si hablamos del hombre. La segunda clasificación se refiere a métodos que solo se utilizan a la hora de mantener relaciones sexuales. Aquí encontramos el preservativo, tanto masculino como femenino, el espermicida (recomendamos que se use como complemento porque su efectividad es baja), el diafragma y la esponja vaginal.

Desde Clínica Ansoáin queremos advertir que de todos los métodos nombrados, solo el preservativo previene de las Enfermedades de Transmisión Sexual y quedamos a disposición del cliente para un asesoramiento personalizado.