Si estás buscando clínicas ginecológicas en La Rioja para realizarte un nueva revisión o buscas obtener una segunda opinión acerca de un diagnóstico previo que no acabó de convencerte, el siguiente artículo te resultará muy interesante. Se hablará sobre uno de los problemas más comunes dentro de la salud íntima femenina: las infecciones vaginales.

Este tipo de infecciones son más comunes de lo que a primera vista parece, sobre todo entre las mujeres jóvenes menores de treinta años, las cuales las padecen en muchas ocasiones sin tener ninguna idea sobre cómo tratarlas y prevenirlas.

Cuando acudas a las clínicas ginecológicas La Rioja, te podrán explicar que este tipo de infecciones se producen por un exceso de bacterias que dan lugar a diversas dolencias, las más comunes: cistitis y vaginitis. Este exceso de bacterias perjudiciales puede tener lugar por diversos motivos, a continuación explicaremos algunos de los más habituales.

En primer lugar, encontramos una de las claves dentro de una salud vaginal adecuada, la higiene. Nuestra flora vaginal está compuesta de forma natural por medios acuosos, por lo que ya tiene una hidratación interna y externa natural, de manera que si no mantenemos nuestra ropa interior seca propiciamos la reproducción de nuevas bacterias malignas. La mejor manera de mantenerla siempre limpia y seca es cambiarse la ropa interior diariamente, ducharse después de realizar deporte o mantener relaciones sexuales y la utilización de geles de limpieza específicos para ello.

La alimentación también es otro factor a tener en cuenta, por lo que el consumo de bebidas alcohólicas o azucaradas en exceso está totalmente desaconsejado. También el consumo de dulces y carbohidratos alimenta la reproducción de dichas bacterias, por lo que es mejor moderar su consumo.

Desde Clínica Ansoáin creemos en la importancia de educar a nuestros pacientes para que puedan prevenir eficazmente cualquier tipo de enfermedad y disfrutar de una salud vaginal satisfactoria.