Tal y como determinan las clínicas ginecológicas en La Rioja, el 12 % de las mujeres españolas sufren vaginismo, una enfermedad que aún en la sociedad actual sigue siendo tabú. Son muchos los síntomas que acompañan a este trastorno, como la ansiedad o la culpabilidad. En muchos casos, las mujeres incluso tratan de evitar cualquier tipo de contacto sexual con su pareja.

Las clínicas ginecológicas de La Rioja señalan que el vaginismo es una disfunción sexual cuya principal característica es la contracción de los músculos que rodean la vagina de forma involuntaria, provocando con ello el cierre del canal vaginal, ya sea de forma parcial o total. Esto provoca un gran dolor, e incluso la imposibilidad de la penetración en las relaciones sexuales.

La alteración no viene dada únicamente en el ámbito de la intimidad, sino que también se puede dar ante la inserción de un tampón durante el ciclo menstrual o en una exploración ginecológica.

Las mujeres que sufren vaginismo sufren de ansiedad a la hora de mantener relaciones sexuales. Pero esto no implica que no puedan excitarse, ya que son capaces de alcanzar el orgasmo mediante la estimulación del clítoris.

Para llevar a cabo un diagnóstico preciso de esta enfermedad, es necesario realizar un examen pélvico. Además, el ginecólogo debe tomar en consideración la historia clínica de la paciente y tiene que llevar a cabo un examen físico completo para comprobar si hay otras causas que originan el dolor.

En cuanto al tratamiento de la enfermedad, es recomendable realizar ejercicios de dilatación vaginal. Para ello se utilizan los conocidos como dilatadores plásticos, que minimizan la sensibilidad a la penetración vaginal. Por supuesto, estos ejercicios deben hacerse siempre bajo la supervisión de un profesional especializado.

Si necesitas un ginecólogo de confianza y calidad en La Rioja, en Clínica Ansoáin estaremos encantados de conocerte.