Si estás buscando una clínica para realizar la interrupción voluntaria del embarazo en La Rioja, debes saber que es una decisión tuya muy personal y que no debes agobiarte con eso del temido "reloj biológico", ya que cada vez existen más opciones para retrasar ese momento tan especial.

La vitrificación de ovocitos es una técnica a través de la que se congelan óvulos para su utilización futura. ¿Por qué vitrificar tus óvulos?

Además, realizar una interrupción voluntaria del embarazo en La Rioja no implica que esa mujer no quiera ser madre, sino que siente (por el motivo que sea) que no es el momento adecuado.

Por ejemplo, es aconsejable que todas las mujeres que vayan a someterse a cualquier tipo de tratamiento oncológico valoren la posibilidad de realizar previamente una vitrificación de ovocitos. Es así porque los tratamientos oncológicos pueden dañar los ovarios y, de este modo, causar una infertilidad futura.

Las mujeres nacemos con un número determinado de ovocitos y estos, con el tiempo, van disminuyendo en cantidad y calidad.

Aquellas mujeres que deseen retrasar su maternidad (independientemente de las razones) pueden considerar factible esta opción y utilizar sus ovocitos más adelante, cuando sientan o crean que es el momento perfecto.

¿Qué tienes que hacer para realizar este proceso? En primer lugar, un ginecólogo valorará tu caso; realizará una historia clínica, una exploración física y solicitará pruebas complementarias. Si todas las pruebas son correctas, se iniciará un tratamiento individualizado para la obtención de los ovocitos.

El tratamiento consiste en la administración de una medicación hormonal para la estimulación ovárica y obtener así un número adecuado de ovocitos. El proceso dura entre 12 y 14 días y serán necesarios varios controles ecográficos para monitorizar la respuesta del ovario.

Desde Clínica Ansoáin queremos dejar constancia que para realizar este o cualquier otro proceso similar es necesario ponerse en manos de los mejores profesionales.