Muchas de las pacientes que acuden a las clínicas ginecológicas en La Rioja lo hacen porque necesitan hacerse una citología, ya que es una de las pruebas que se hace con más frecuencia, entre otras cosas, para poder detectar de una manera precoz el cáncer de cuello útero. La prueba es tremendamente sencilla, nada invasiva ni dolorosa, ya que consiste en raspar levemente la zona para poder obtener una pequeña muestra de tejido del útero.

En las clínicas ginecológicas en La Rioja  recomiendan es que esta prueba se haga de manera periódica desde el momento en que la mujer cumple 25 años y, a partir de ese momento, debe repetirse cada 3 o 5 años hasta que la mujer llega a los 65. La citología es muy importante porque una gran mayoría de cánceres de cuello uterino se pueden detectar a tiempo. Realmente esta prueba no está considerada diagnóstica, ya que en el caso de que aparecieran células que no fueran normales, el médico debería realizar una biopsia que sería la que determinaría con toda seguridad si hay cáncer o no.

Antes de someterse a una citología es importante seguir algunos consejos, para que los resultados no se alteren. Si la mujer tiene la regla no puede realizarse la citología, porque la sangre hace que los resultados no sean precisos. Por eso se recomienda que el período haya terminado, al menos 5 días antes de hacerse la citología. Con respecto a las relaciones sexuales, también se recomienda no tenerlas dos días antes de someterse a la citología.

Sea cual sea la prueba ginecológica a la que tengas que someterte, no lo dudes y confía en Cannaregio.