Uno de los principales miedos que las pacientes de las clínicas ginecológicas en La Rioja siempre tienen es qué ocurrirá en su cuerpo tras dar a luz. Son muchos los cambios que la mujer experimentar durante el embarazo, pero una vez que este culmina, la mayoría de las madres continúan experimentando cambios físicos y psicológicos que no se han tratado lo suficiente a nivel social.

El puerperio es el primer término que las clínicas ginecológicas en La Rioja explican a sus pacientes cuando les preguntan a cerca del posparto. Este término se refiere al tiempo que pasa desde la expulsión de la placenta o alumbramiento hasta que el aparato genital vuelve al estado anterior al embarazo. Suele durar unos cuarenta días, motivo por el que se le denomina como cuarentena. Es uno de los momentos más complicados para la mujer, ya que se produce una avalancha de hormonas muy grande.

Continuando con los desajustes hormonales, uno de los problemas con los que se encuentran 1 de cada 10 mujeres tras dar a luz es la depresión. La mayoría de las madres primerizas sienten melancolía después del nacimiento del bebé, que generalmente incluye cambios en el estado de ánimo, episodios de llanto, ansiedad y dificultad para dormir. La melancolía posparto generalmente empieza dentro de los primeros dos o tres días después del parto, y puede durar hasta dos semanas. Sin embargo, algunas madres primerizas padecen una forma de depresión más grave y de mayor duración, que en ningún caso significa un defecto de carácter o una debilidad. 

La mastitis es otro problema que aparece en esta fase y del que no se conoce lo suficiente. Se trata de una induración dolorosa en la superficie de la mama de extensión variable con signos de inflamación (tumor, calor, dolor y rubor). Se acompaña de fiebre y escalofríos. Puede ocurrir en cualquier momento durante la lactancia.

En la Clínica Ansoáin somos expertos en ginecología. Contacta con nosotros para conocer cómo reaccionará tu cuerpo a cada fase del embarazo.