Cuando se busca una clínica para aborto en La Rioja lo principal es que este centro cumpla con una característica básica: que en él trabajen profesionales con experiencia que puedan acompañar correctamente en este proceso. Las intervenciones son generalmente rápidas y no necesitan de hospitalización, tras el reposo necesario la paciente saldrá por su propio pie de la clínica. Eso sí, para poder realizar esta intervención hay que encontrarse bajo unos supuesto marcados legalmente, a continuación explicamos cuales son.

Actualmente toda persona mayor de diez y ocho años podrá interrumpir de forma voluntaria su embarazo dentro de las catorce primeras semanas de gestación. Para ello no tendrá que aducir ningún tipo de causa. En el caso de que la mujer fuera menor de edad necesitaría el consentimiento expreso de sus padres, tiendo que acudir estos a la clínica para certificar que están en acuerdo con la interrupción. En caso de que hubiera un desacuerdo con los progenitores habría que seguir la vía judicial para solucionarlo.

Dentro de las veintidós semanas de embarazo, se podrá acudir a una clínica para aborto en La Rioja para realizar una intervención en caso de que se observase que pueda estar en peligro la vida o salud de la gestante. También habría una excepción en los casos en los que el feto pudiera sufrir anomalías graves o que sean incompatibles con la vida del mismo.

La clínica Cannaregio tiene una larga experiencia en ginecología, vasectomía e interrupción voluntaria del embarazo. Sí quieres ponerte en manos de especialistas de gran profesionalidad contacta con nosotros.